Técnicas de motivación para liderar con éxito equipos de trabajo

Imagen artículo técnicas de motivación

Dirigir equipos de trabajo va más allá de guiar a cada miembro en la ejecución de objetivos. La motivación es una gran aliada del liderazgo, y puede ser la clave para alcanzar el éxito en un proyecto empresarial.

Existen técnicas de motivación que te permiten desarrollar habilidades directivas para conseguir que los miembros del grupo se impliquen, responsabilicen, comprometan, ilusionen, luchen y den lo mejor de sí mismos para conseguir los fines planteados.

La motivación en un equipo es indispensable para que el negocio triunfe y se alcancen los objetivos.

Cuando se trabaja en equipo no hay que buscar sólo que se completen las tareas. Hay que buscar el perfecto engranaje entre todos los miembros, para que se alcancen las metas a medio y largo plazo. Esta motivación no se va a percibir sólo en el trabajo, los clientes o usuarios finales también lo van a valorar.

¿Qué son las técnicas de motivación?

La motivación es un factor fundamental en el proceso de superación personal y profesional. Las personas necesitamos alicientes para conseguir los retos marcados, necesitamos sentirnos satisfechos, reconocidos y premiados. Por eso, las técnicas dirigidas a líderes o gerentes permiten motivar el valor más importante de una compañía: el capital humano.

Este contenido está enfocado, precisamente, a los líderes y jefes de equipo. El objetivo es explicar algunas técnicas de motivación, de refuerzo positivo y estimulación para trabajar con personas. El talento y la creatividad son valores que no se pueden copiar, que no se pueden producir a bajo coste.

Las empresas que quieran conseguir equipos dedicados al 100 % han de recompensar el esfuerzo y la implicación. Los premios son alicientes, que motivan y estimulan. Detrás del esfuerzo hay una expectativa que puede ser económica, de reconocimiento, realización personal, formativa o de ascenso.

Técnicas de motivación para conseguir que tu equipo sea más productivo

Cualquier jefe de grupo debe ser consciente de lo importante que es crear equipos eficientes y unidos. Esto facilita no sólo el trabajo, sino los procesos de comunicación interna que harán más sólida la empresa.

Contar con buenas técnicas de motivación ayudará a crear vínculos entre la empresa y sus empleados, y facilitará que todos trabajen juntos para conseguir que el proyecto crezca y evolucione positivamente.

1. Delegar responsabilidades

Cuando los líderes delegan en los miembros del equipo, reconocen su responsabilidad y su capacidad para la ejecución del objetivo.

La autonomía en el trabajo favorece la superación personal y mejora la autoestima.

Si optas por dar libertad a los miembros, ellos darán lo mejor de sí mismos. En cambio, si estás encima de ellos y ejerciendo un control rígido sobre cada paso que dan, solo conseguirás presionarles.

2. Reconocer el trabajo bien hecho y estimular la mejora continua

El reconocimiento de las aportaciones individuales para conseguir un logro en equipo es una de las técnicas de motivación que mejor funcionan. Sentir que tu aportación al grupo es valorada y se tiene en cuenta hará que estés más predispuesto a hacer más propuestas y a seguir trabajando en el proyecto.

A nadie le gusta tener una idea, hacer una propuesta o un trabajo y que el mérito se lo lleve otro. Si en algún momento, alguien de tu equipo no realiza bien su trabajo o comete algún error, es mejor que utilices técnicas de superación positivas, le indiques lo que hay que cambiar, le guíes por el camino a seguir y le motives para que mejore.

Es muy importante saber reconocer el trabajo de cada una de las personas que forman parte del grupo.

Las personas no pueden sentirse castigadas o humilladas por equivocarse. El miedo no estimula la creatividad y el esfuerzo.

Eso sí, una cosa es equivocarse y otra muy distinta es mantener una actitud tóxica o negativa. Si te encuentras con miembros que no aportan nada al equipo por su actitud pesimista o perezosa, es importante que te centres en la manera de conseguir que cambien, todo el mundo se merece una oportunidad. Sin embargo, si no lo consigues, es mejor que los elimines antes de que contagien al resto del grupo.

El reconocimiento puede ser económico, pero también afectivo. Una palabra, un gesto o una felicitación son suficientes para que tus colaboradores sigan la línea de esfuerzo y perseverancia iniciada.

3. Estimular la comunicación

Si quieres motivar a equipos, es muy importante que estimules la comunicación entre ellos. Hay que esforzarse para que las relaciones sean sanas y mejoren el rendimiento del conjunto.

Una buena comunicación entre los miembros de un equipo facilita los procesos de trabajo y previene posibles problemas.

Algunas técnicas del coaching empresarial son muy útiles para realizar actividades adicionales de integración. Hay que trabajar el compañerismo, la humildad y la mejora continua, pero no la competitividad desleal, la rivalidad o el interés propio, puesto que son contraproducentes.

4. Establecer las metas

Una cuestión importante en el liderazgo de equipos es la información y la comunicación. El jefe del grupo tiene que ser claro a la hora de explicar el trabajo que hay que realizar o las metas que hay que conseguir.

Si las metas no están claras nadie sabrá exactamente lo que tiene que hacer. Los objetivos siempre deben marcarse a corto, medio y largo plazo.

Como capitán del barco, es tu responsabilidad dar unas instrucciones precisas, mostrar seguridad, pedir opiniones y colaboración, pero no cambiar de postura cada dos minutos. Recuerda que los demás te siguen. Eres su referente.

5. Utilizar incentivos o premios

Cuando se habla de motivar a equipos, es importante tener presente la política de incentivos que se va a seguir.

El esfuerzo y el trabajo bien hecho han de ser reconocidos y premiados.

Hay empresas que bonifican la consecución de los objetivos con dinero y otras que lo hacen con días de vacaciones o de descanso. No obstante, la mejor manera de motivar a los miembros del grupo es ayudarles a ascender en la pirámide corporativa.

6. Estimula la superación personal y profesional

Si los miembros de tu equipo están bien preparados, el grupo conseguirá un valor añadido. Como líder tienes que preocuparte para que se formen y animarles a que tomen la iniciativa de su propia superación personal y profesional.

Las técnicas de motivación velan porque las personas asuman tareas desafiantes y retos propios.

Para aumentar el compromiso y la implicación, es interesante que los líderes se interesen por las personas que forman parte del equipo, que les ayuden a conseguir los objetivos y a vivir con pasión lo que hacen.

Conclusiones

Como jefe de grupo eres un mentor y como tal debes actuar.  Es importante que ejerzas el liderazgo de equipos desde la humildad para ganarte la confianza de todos los miembros. Ellos te seguirán y darán lo mejor de sí mismos porque se sentirán parte de algo importante.

Las técnicas de motivación de equipos pretenden, precisamente, facilitar las herramientas para que crear líderes auténticos, personas que no necesitan de la jerarquía ni del poder para influir en todo el grupo y conseguir los mejores resultados. Son inspiradores.

¿Qué técnicas de motivación conoces y cuáles sueles implementar en tu empresa o negocio?, ¿el equipo con el que trabajas está unido y habéis logrado generar un buen clima laboral?

MadridNYC

MadridNYC

MadridNYC es la marca bajo la que nos encontramos un equipo de profesionales especializados en diseño, desarrollo web y marketing de contenidos.
MadridNYC