La gestión del talento como clave del éxito empresarial

Imagen artículo gestión del talento

La productividad de toda organización depende, en gran medida, de los recursos humanos que la integran; es decir, las personas con sus talentos y destrezas. Estas son las que se encargan de impulsar la operatividad de los procesos productivos, estén estos destinados a la generación de bienes o de servicios.

De ahí que actualmente se estime a los empleados como el capital humano e intelectual de la organización, en tanto que el valor de los conocimientos, aptitudes y competencias de cada individuo, constituyen una utilidad o provecho para la empresa.

El capital financiero, el capital físico y el capital humano deben tener el mismo peso dentro de cualquier negocio.

No obstante, el desempeño óptimo de un personal está sujeto a múltiples factores que van en detrimento o beneficio del rendimiento y competitividad empresarial, por tal motivo, la gestión de talento toma cada día mayor importancia dentro de las organizaciones como estrategia para el desarrollo de las potencialidades personales.

Se trata de concebir a los trabajadores de un negocio como individuos dotados de cualidades y capacidades, manifiestas o latentes, que aportan un valor insustituible e inagotable en comparación con los recursos materiales que también integran las técnicas de producción.

Por tanto, gestionar esos talentos incrementa las oportunidades de mejora en el ejercicio de las funciones laborales, tanto en términos de eficiencia y eficacia como en calidad y cantidad, traduciéndose ello en un aumento de la rentabilidad de la empresa.

Pero para poder administrar el talento humano con miras a incentivar el crecimiento y perfeccionamiento, tanto del personal como de la organización, es necesario conocer qué es la gestión de talento y cómo puede llevarse a cabo dentro de una empresa, de lo cual hablaremos a continuación.

¿Qué es la gestión del talento de una empresa?

La gestión de talento en una organización constituye una estrategia de administración o dirección en virtud de la cual se le concede a un profesional la oportunidad de desarrollar sus habilidades dentro de la empresa y, así, generar más valor para la misma entidad económica.

Consiste en una dinámica enfocada en la importancia de las personas para el logro de buenos resultados, de tal modo que no puede mecanizarse su desarrollo porque se estarían limitando sus capacidades resolutivas y creativas a estándares operacionales que generan rutina, apatía, desmotivación y baja productividad.

El objetivo es impulsar la búsqueda de resultados altamente positivos, innovadores, que generen ganancias para la empresa y a su vez, satisfacción personal, pues, es de conocimiento público que los empleados felices con su trabajo resultan más productivos, y por ende, contribuyen a hacer de la empresa un negocio más rentable.

En tal sentido, según el Instituto Chiavenato de Educación, la gestión de talento involucra la ejecución de diversas acciones destinadas a estimular las competencias personales, incentivar el compromiso y fomentar la cultura de la excelencia en el desempeño de la fuerza de trabajo, bajo criterios de adaptabilidad y flexibilidad.

Una exitosa gestión de talento tiene como base, no tanto la captación de profesionales cualificados, sino la valoración del talento ya disponible, potenciando su rendimiento.

Tales fundamentos parten de reconocer lo arduo que resultan los procesos de reclutamiento, ya que centrarse en la búsqueda de un profesional ajustado plenamente a un perfil determinado, o por el contrario, proceder a reclutar personal sin criterios definidos de captación, suele traducirse en pérdidas de tiempo y recursos.

Beneficios de gestionar bien el talento

Como ves, la gestión de talento demanda centrarse en el valor de las personas, lo cual implica una relación estratégica de mayor acercamiento para lograr conocer mejor a los empleados y sacarle mayor partido a sus fortalezas, así como, ayudarles a reforzar sus debilidades.

Puede parecer un trabajo arduo y costoso en cuanto a tiempo, pero en realidad presenta muchas ventajas para las empresas que lo desarrollar de manera eficiente:

  • Mayor productividad para la empresa.
  • Promoción de la innovación.
  • Alta rentabilidad de la inversión en capital humano.
  • Crecimiento del negocio y de los empleados.
  • Calidad en el trabajo.
  • Competitividad.
  • Triple satisfacción (empresarial, personal, cliente).
  • Fidelización de los empleados.

El primer paso para alcanzar estos beneficios empieza con el employer branding, pero una vez que tienes buenos profesionales en tu equipo, lo siguiente es saber valorarlos y gestionar su potencial.

¿Cómo fomentar la gestión de talento?

Las técnicas empresariales que se proponen gestionar el talento que integra a la organización, deben tener en cuenta los diversos factores influyentes en el grado de satisfacción del empleado con su puesto de trabajo.

Abarca desde los gustos e intereses del individuo, hasta sus necesidades de esparcimiento, descanso, inventiva, reconocimiento, autorrealización, socialización y remuneración.

Para conseguir un buen ambiente laboral en el que los empleados puedan desarrollar su trabajo y mejorar y crecer, tanto en lo personal como en lo laboral, te proponemos tres consejos:

  • Crear y sostener un clima organizacional armónico.
  • Nutrir la motivación del personal con propuestas atractivas.
  • Establecer procesos de evaluación y retroalimentación.

Consejo 1. Crear y sostener un clima organizacional armónico

La percepción que el personal de trabajo tiene sobre la organización influye directamente en su desempeño, por tal motivo es importante velar por el fomento de un entorno amigable donde el empleado se sienta a gusto.

Esto requiere ofrecer al trabajador condiciones laborales óptimas en cuanto a infraestructura, equipamiento, seguridad y comodidad.

Igualmente requiere priorizar relaciones comunicativas efectivas tanto entre los empleados como entre estos y sus superiores, así como el trabajo cooperativo.

La supervisión jerárquica debe ser participativa y basarse en el enfoque de recompensas más no de castigos. Así mismo, fomentar la cultura organizacional para fortalecer la identidad del personal e incentivar el alcance de metas específicas como método de mejoras constantes y competitividad interna.

Consejo 2. Nutrir la motivación del personal con propuestas atractivas

Podría suceder que un trabajador no se sienta suficientemente motivado a pesar de contar con un área de trabajo en excelentes condiciones físicas, moderno, con todos los recursos necesarios y un entorno social ameno.

Tal situación comúnmente se debe a que el empleado se siente estancado en su crecimiento profesional, no goza de aspiraciones dentro de la empresa, de retos que lo impulsen a superarse y a aprender nuevas cosas.

Los empleados motivados son más eficientes y desarrollan su trabajo de una manera óptima.

En estos casos, constituye un método insoslayable de la gestión de talento el brindar oportunidades de capacitación, de formación superior, y expectativas reales de escalar dentro de la organización, bien sea aspirando a cargos superiores como a mejoras en las condiciones salariales o en los beneficios vacacionales.

Consejo 3: Establecer procesos de evaluación y retroalimentación

Es importante que la administración o gerencia de una empresa no esté ajena al desempeño del personal, ya que de ello depende la productividad de la organización, en tal sentido, es necesario hacer un seguimiento más allá de los resultados cuantificables, enfocado en el desarrollo de los procesos operativos.

Abrir canales de comunicación interna es básico para conocer bien qué ocurre dentro de la empresa.

Esto permitirá identificar en dos sentidos cuáles puntos se requieren mejorar y de qué manera; el primero implica una evaluación jerárquica en sentido descendente (desde la perspectiva de un superior) y el segundo, en un sentido ascendente (desde la perspectiva del empleado).

Conclusión

Dentro de un negocio hay que valorar del mismo modo la parte económica, el capital físico y a los empleados, ya que cada una de esas partes hace que las otras dos funcionen.

La gestión del talento es un aspecto muy importante a la hora de crecer y evolucionar como empresa, ya que los empleados son los que dan vida al proyecto y desarrollan cada una de sus fases.

Destinar tiempo y esfuerzo desde el departamento de recursos humanos a entender a los profesionales que trabajan dentro de tu negocio marca la diferencia. Te ayudará a entender qué pasa dentro de tu empresa y cómo mejorar, y te permitirá entender cómo otras personas ven tu proyecto.

¿Tu empresa ya realiza una gestión de talento eficiente?, ¿qué canales de comunicación interna has implantado para poder escuchar las opiniones y sugerencias de los empleados?

MadridNYC

MadridNYC

MadridNYC es la marca bajo la que nos encontramos un equipo de profesionales especializados en diseño, desarrollo web y marketing de contenidos.
MadridNYC